Los anarquistas rusos en el movimiento obrero de principios del siglo XX (2011) – Anatoly Dubovik

En nuestra ciencia histórica nativa se considera tradicionalmente que la base social del movimiento anarquista ruso de principios del siglo XX era la pequeña burguesía. Así, en las obras del periodo soviético es típica la opinión de S. N. Kanyev, quien señaló que los elementos dominantes entre los anarquistas rusos eran «el campesinado pequeño burgués… los pequeños propietarios, los trabajadores de la artesanía y los artesanos, y también parte de la intelectualidad» [1]. Nociones similares sobre «el típico anarquista» persistieron incluso después del colapso de la URSS y la liberación de la ciencia histórica de muchos dogmas anteriores. Por ejemplo, la enciclopedia de «Partidos Políticos de Rusia» nos informa: «La base social de las organizaciones anarquistas estaba compuesta predominantemente por artesanos y pequeños comerciantes, pero el movimiento también atrajo a campesinos, trabajadores y a la intelectualidad» [2]. Paradójicamente, estos mismos autores, a la hora de elaborar los acontecimientos y hechos concretos de la historia del anarquismo ruso, no descubrieron entre sus adherentes ni a comerciantes ni a artesanos, y se vieron obligados a limitar su discusión principalmente a los anarco-obreros.

Nos parece que el único método fiable para determinar la «base social de las organizaciones anarquistas» a principios del siglo pasado es el matemático de utilizar las estadísticas para encontrar las proporciones de miembros de los distintos estratos sociales. El autor de este trabajo se ha ocupado a lo largo de muchos años de recopilar y sistematizar información biográfica sobre los participantes del movimiento anarquista en el territorio del imperio ruso y de la URSS, utilizando tanto fuentes publicadas como inéditas (de archivo). Los resultados obtenidos refutan las nociones estándar a priori que se originaron ya en el periodismo político prerrevolucionario de los socialdemócratas. Por razones comprensibles, hemos dividido estos resultados en tres conjuntos, correspondientes a diferentes períodos de la historia rusa

  1. prerrevolucionario, desde el origen del movimiento anarquista en Rusia en 1900 hasta 1916;
  2. la revolución y la Guerra Civil de 1917-1921
  3. el periodo que va desde el final de la Guerra Civil hasta la aniquilación física de los últimos anarquistas rusos a finales de la década de 1930.

En el período comprendido entre 1900 y 1916 hemos identificado a 2.400 anarquistas; se han establecido las ocupaciones de 1.593 de ellos. De este número, la mayoría (59,1%) eran representantes de la clase obrera (trabajadores de fábricas, transportes y otros). Otras 72 personas (4,5%) pertenecían a ocupaciones de cuello blanco (trabajadores de correos/telégrafos, oficinistas, dependientes, contables, paramédicos, profesores, etc.) situadas socialmente cerca del proletariado. Subrayemos especialmente que el 59% no incluye a los antiguos trabajadores que sirven en las fuerzas armadas ni a los llamados revolucionarios profesionales, ni tampoco a los hijos de los trabajadores que estudian en centros de enseñanza primaria o secundaria. En algunos lugares el porcentaje de trabajadores de fábricas y transportes era incluso mayor. Por ejemplo, en Yekaterinoslav representaban más del 78% de los miembros de la Federación de Anarquistas local. Los oficios especializados más comunes entre los obreros anarquistas eran los metalúrgicos y maquinistas (111), los sastres y costureras (47), los impresores (40), los trabajadores de la industria alimentaria (37), los marineros de la marina mercante (35), y también un número significativo de trabajadores ferroviarios, metalúrgicos, zapateros, ebanistas y mineros.

El movimiento anarquista ruso nunca fue capaz de lograr la unidad en cuestiones de táctica y organización. En la época de la Revolución de 1905-1907, una fracción significativa de los anarquistas, incluidos los pertenecientes a los trabajadores, consideraba que su tarea era la lucha directa contra el gobierno zarista y la burguesía, concentrándose en la organización de acciones militantes y rechazando cualquier participación en movimientos «no revolucionarios» y «oportunistas», incluido el movimiento sindical. Al mismo tiempo, los seguidores de Kropotkin y algunos otros ideólogos anarquistas abogaban por la organización de sindicatos obreros y campesinos, a los que consideraban «órganos naturales de lucha directa con el capital» y embriones de la futura sociedad socialista anarquista. También eran partidarios de «preparar la Huelga General de los desposeídos, tanto en las ciudades como en los pueblos, que … podría ser el inicio de la Revolución Social» [3].

Los defensores de estos puntos de vista, que se autodenominaban «anarcosindicalistas», participaban activamente en el movimiento obrero organizado, que incluía a los sindicatos. Así, en Petersburgo, los anarquistas y sus aliados ideológicos, los «sindicalistas revolucionarios», ejercieron una fuerte influencia en los sindicatos de impresores, patronistas, electrotécnicos, litógrafos y metalúrgicos. En Moscú, los miembros de los grupos anarquistas «Buntar» [Insurgentes], «Svoboda» [Libertad] y «Svobodnaya kommuna» [Comuna Libre] trabajaban en el «Sindicato de Refinación de Metales» y en los sindicatos de los trabajadores de la arquitectura y la construcción, los fontaneros, los impresores y los ingenieros eléctricos; dirigieron las huelgas de los trabajadores de los servicios eléctricos y del gas, así como las huelgas en varias fundiciones y plantas de maquinaria. En Kharkov los anarquistas tomaron la iniciativa de crear un «Sindicato de trabajadores para la defensa de nuestros derechos»; en Riga se formó un «Sindicato de trabajadores libres» [4].

La participación de los anarquistas en los sindicatos tuvo lugar también en Bakú, Varsovia, Nikolayev, Petrokov [Piotrków] y otras ciudades. La organización anarcosindicalista más conocida de estos tiempos fue el «Registro» de Odessa1 y su sucesor, el Sindicato de Marineros del Mar Negro, activo en 1906-1918 y responsable de la organización de varias huelgas de marineros de la marina mercante y trabajadores portuarios durante 1906-1907 [5]. En otras regiones, las organizaciones anarquistas se formaron con frecuencia siguiendo líneas profesionales y adquiriendo así las características de los sindicatos. Por ejemplo, el núcleo de la Federación de Anarquistas de Yekaterinoslav en 1907 estaba formado por las federaciones de anarco-comunistas de la Fábrica de Tubos, los talleres ferroviarios, la Fábrica de Briansk y la interplanta [6]; El grupo de anarco-comunistas de Białostok se reorganizó a finales de 1905 como una asociación de federaciones de trabajadores textiles, trabajadores del cuero, sastres y ebanistas [7]; el grupo federativo de Vilna estaba compuesto por organizaciones de trabajadores del cuero, carniceros y sastres [8]. La actividad entre el proletariado era considerada de primera importancia incluso por aquellos anarquistas que no pertenecían a la clase obrera. Típico fue el ejemplo del grupo anarco-comunista de Kiev «Bandera Negra», compuesto principalmente por estudiantes, pero centrado en la actividad organizativa y propagandística entre los trabajadores de la planta del «Arsenal», los trabajadores de la industria alimentaria, los transportistas, los trabajadores de la refinería de azúcar, etc. [8b].

Junto con la participación en la actividad sindical, la agitación y la propaganda, la creación de grupos de estudio de los trabajadores, etc. -formas tradicionales de compromiso con el movimiento obrero-, un rasgo distintivo de la práctica de los anarquistas y de los SR-Maximalistas, ideológicamente cercanos a ellos, durante la primera docena de años del siglo XX fue la aplicación generalizada del terror económico. Durante las huelgas, los anarquistas idearon con frecuencia actos de subversión y sabotaje, destruyendo equipos y productos manufacturados. El ejemplo más conocido de esta práctica fue una serie de actos de sabotaje que acompañaron a la prolongada huelga de los marineros del Mar Negro (noviembre de 1906 – junio de 1907), cuando los anarquistas volaron varios barcos de vapor y las pérdidas totales de la Sociedad Rusa de Navegación y Comercio a Vapor superaron el millón de rublos [9]. Con frecuencia las huelgas iban acompañadas de la confiscación armada y la entrega a los trabajadores en huelga de dinero, alimentos y otros bienes de primera necesidad; la mayoría de las veces estos actos se registraron en el noroeste de Rusia, pero también tuvieron lugar en Odesa. Sin embargo, la forma más extendida de terror económico fueron los intentos de asesinato dirigidos a empresarios, directores de planta y también a los rompehuelgas. Los anarquistas llevaron a cabo su primer acto de terror económico en agosto de 1904 en la ciudad de Krynki, en la gobernación de Grodno, cuando el obrero-anarquista de Białostok N. Farber mató a A. Kagan, propietario de un gran taller de fabricación de zapatos [10]; el último incidente bien conocido de este tipo en la historia del anarquismo antes de 1917 ocurrió en la primavera de 1912, cuando los miembros del revivido grupo de anarco-comunistas de Riga llevaron a cabo varios ataques contra ingenieros y capataces de plantas y fábricas locales [11].

Notemos que el terror económico se aplicó no sólo con el objetivo de presionar a la administración de las empresas, sino también como medio de vengarse del «enemigo de clase». Por ejemplo, en mayo de 1906, tras la represión de una huelga de los trabajadores del transporte de Moscú, el obrero-anarquista Zuyev asesinó al ingeniero Krebs, director del depósito de tranvías de Miusskiy; y en abril de 1907, los anarquistas de Yekaterinoslav P. Arshinov y V. Babeshko fusilaron a Vasilenko, jefe de los talleres ferroviarios de Alexandrovsk, en represalia por los despidos masivos de los huelguistas [12].

Durante la revolución de 1905-1907, las consignas, y sobre todo la práctica, de los anarquistas rusos atrajeron a una parte importante de la clase obrera, sobre todo a sus elementos más decididos y de tendencia radical. Su punto de vista se expresó, por ejemplo, en las famosas palabras de A. N. Matyushenko, líder del levantamiento en el acorazado Potemkin: «Cuanto más apaleen a los propietarios, mejor les irá». Esta práctica terrorista condujo a la más severa represión dirigida contra los participantes del movimiento anarquista. Los líderes veteranos y la nueva generación de anarquistas que apareció en vísperas de la Primera Guerra Mundial sacaron las conclusiones necesarias de las lecciones que habían recibido: durante los últimos años de la era zarista, los anarquistas, como antes, participaron en el movimiento obrero revolucionario, pero el uso del terror se convirtió en un fenómeno extremadamente raro.

Para el segundo periodo examinado (1917-1921), analizamos las biografías de más de 2.800 anarquistas. Se estableció el tipo de ocupación de 2.062 de ellos, de los cuales 886 (43,0%) eran obreros, y 127 (6,2%) eran empleados de cuello blanco de las categorías mencionadas anteriormente. El descenso del número relativo de trabajadores entre los anarquistas se explica tanto por la difusión de las ideas anarquistas entre el campesinado (la proporción de campesinos-anarquistas aumentó del 6,5% al 16,3%) como por la disminución de la fuerza numérica de la clase obrera rusa debido a la Guerra Mundial y a la devastación económica. Las principales ocupaciones representadas entre los trabajadores anarquistas de este periodo fueron los metalúrgicos y maquinistas (87), los ferroviarios (45), los metalúrgicos (44) y los trabajadores de la industria alimentaria (39); en menor número se identificaron trabajadores del transporte marítimo, tipógrafos, mineros y electricistas.

Durante estos años los anarquistas participaron en todas las organizaciones de la clase obrera: soviets, sindicatos, comités de fábrica, cooperativas de productores y consumidores, etc. A juzgar por las actas de los congresos sindicales de toda Rusia celebrados en 1918-1920, los anarcosindicalistas gozaban de una importante influencia en los sindicatos de trabajadores del metal, del ferrocarril, del textil, del transporte marítimo y de los estibadores, de los panaderos, de los mineros y de los empleados de correos y telégrafos. Bajo la dirección de los anarquistas funcionaba toda una serie de sindicatos, como el Sindicato de Panaderos de Moscú, el Sindicato de Químicos y Perfumistas de Moscú, el Sindicato de Marineros del Mar Negro, el Sindicato de Trabajadores de Correos y Telégrafos de Petrogrado, el Sindicato de Trabajadores del Transporte Fluvial del Volga, el Sindicato de Metalúrgicos, Madereros y Otros Oficios de Gulyai-Polye, el Sindicato de Mineros de Oro del Trans-Baikal que operaba bajo principios cooperativos, etc. En el Comité Central de la Unión de Trabajadores Metalúrgicos de toda Rusia (VSRM), los anarquistas estaban representados por A. K. Gastev y A. Z. Gol’tsman. Los anarquistas también fueron elegidos para ocupar cargos directivos en las secciones locales del VSRM en las provincias de Yekaterinoslavskaya, Orlovskaya y Kharkovskaya, así como en los Urales. Los anarquistas también eran miembros de los Comités Centrales del Sindicato Panruso de Empleados de Correos y Telégrafos (Grigor’yev y Shcherbakov), del Sindicato Panruso de Trabajadores Ferroviarios (K. I. Kovalevich) y del Sindicato Panruso de Trabajadores Textiles (P. A. Arshinov)[13].

Una parte importante de los anarquistas consideraba a los sindicatos como una «forma obsoleta» del movimiento obrero, a diferencia de los comités de fábrica (fabzabkoms). Los anarquistas de diferentes convicciones veían en estos órganos nuevos para Rusia el instrumento que permitiría al proletariado establecer un «control obrero real», seguido de una producción y distribución autogestionadas, que culminaría en la reorganización de toda la vida económica del país sobre la base del socialismo sin Estado. Con esta perspectiva, los delegados anarquistas participaron en las conferencias de los fabzabcoms de Petrogrado y sus alrededores en junio-diciembre de 1917, en el Primer Congreso Panruso de Fabzabcoms en octubre de 1917 y en el Primer Congreso Panruso de Sindicatos en enero de 1918. Entre los activistas más conocidos del movimiento anarquista que trabajaban en las fabzabkoms, e incluso las dirigían, se puede mencionar a K. V. Akashev y G. P. Maksimov (Petrogrado), V. P. Bekrenyev y M. S. Khodunov (Moscú), M. A. Petrovsky (Odessa), Yu. Rotenberg (Kharkov), I. P. Zhuk (Schlüsselburg), B. K. Shatilo (Kuzbass) y otros activistas. El anarcosindicalista de Petrogrado V. S. Shatov fue elegido a finales de 1917 miembro del Comité Ejecutivo Central de los Fabzabcom de toda Rusia [14].

A finales de 1917 y principios de 1918, mientras el viejo sistema estatal se deshacía y el nuevo Estado bolchevique seguía tomando forma, los anarquistas procedieron a la llamada socialización de las empresas, es decir, su transición al control total por parte de los colectivos laborales. Desde el punto de vista de los propios anarquistas, éste era sólo el primer paso, después del cual seguiría la reorganización de todo el sistema de producción y distribución: primero a escala de regiones enteras, y luego para todo el país. La socialización fue concebida como la realización directa de una de las principales consignas de la Revolución de Octubre: «Las fábricas para los trabajadores». Pero la puesta en práctica de este programa ya encontró la oposición de las autoridades soviéticas, cuya política económica se limitó inicialmente a un sistema de control obrero, y luego se redujo a la nacionalización total de toda la economía. A pesar de esta oposición, los anarquistas, contando con el apoyo de los colectivos laborales, llevaron a cabo la socialización de la flota mercante del Mar Negro (junto con el puerto de Odessa y sus astilleros), de las plantas de la industria del cemento y de la máquina-herramienta, de las empresas del sector de los servicios (cafeterías, restaurantes, hoteles) en la oblast de Kubano-Chernomorskaya, de las minas de la cuenca de Cheremkhovskaya (gobernación de Irkutsk), y de empresas individuales en otras regiones, incluyendo grandes como la fábrica de pólvora de Schlüsselburg [15].

Estos experimentos de socialización de la economía no duraron mucho. Ya en la primavera-verano de 1918, los anarquistas se encontraron de nuevo en la clandestinidad en Ucrania y Siberia, los Urales, la región del Volga y la región de Kubano-Chernomorskaya, todas ellas ocupadas por intervencionistas y guardias blancos. Al mismo tiempo, las autoridades soviéticas iniciaban la persecución de los anarquistas. A pesar de ello, una parte de los anarquistas siguió viendo a los bolcheviques como aliados en la lucha contra el sistema burgués, permaneciendo en sus puestos de trabajo en los órganos del Estado soviético. Otros se alzaron en oposición al régimen bolchevique, lo que incluyó la participación en huelgas económicas (Petrogrado, Briansk, Tula, Riazán, etc.) [16] y la creación de sindicatos ilegales, un ejemplo de los cuales es la «Federación de Trabajadores de la Industria Alimentaria», organizada por anarquistas moscovitas y eseristas-maximalistas a principios de 1920. Finalmente, muchos anarquistas se comprometieron en la lucha armada abierta contra el bolchevismo, sobre todo en las filas del movimiento insurgente makhnovista. En este movimiento desempeñaron papeles destacados activistas del movimiento obrero ruso como P. A. Arshinov, antiguo miembro del Comité Central de la Unión de Trabajadores Textiles de toda Rusia, y P. A. Rybin, antiguo miembro de la Oficina Territorial de la Unión de Trabajadores Metalúrgicos de Rusia del Sur.

El tercer intervalo en nuestra periodización del movimiento anarquista abarca los años que van desde 1922 hasta el final de la década de 1930. De los aproximadamente 1.100 anarquistas que conocemos de este período, hemos establecido las ocupaciones de 543. Entre ellos sólo encontramos 156 trabajadores (28,8%); hasta ahora no es posible ser más específicos sobre las ocupaciones representadas.

Los estudios sobre la historia del anarquismo ruso en los años 20-1930 han sido escasos y de carácter fragmentario. Sin embargo, se dispone de información sobre varias formaciones anarquistas de aquella época, incluidas las formaciones anarquistas obreras. Los círculos y grupos ilegales, compuestos tanto por veteranos del movimiento como por representantes de la nueva generación de anarcocomunistas y sindicalistas, eran activos sobre todo en Moscú, Leningrado, Járkov, Odesa y Yekaterinoslav (Dnepropetrovsk). En estos centros históricos del movimiento, hasta principios de la década de 1930 se continuó la agitación entre diversos estratos de la población, incluidos los trabajadores. Se intentó publicar literatura ilegal y se iniciaron huelgas por reivindicaciones económicas [17]. Según algunas fuentes, uno de los últimos grupos anarquistas clandestinos seguía activo en 1937 entre los trabajadores de la fábrica de tractores de Stalingrado [18].

De International Scientific-Practical Conference on “The Labour Movement and the Left against Authoritarianism and Totalitarianism: the past, the present, and future prospects” (Moscow, November 3-4, 2011).

Anatoly Viktorovich Dubovik, activista anarquista desde 1989, ha publicado una amplia gama de materiales sobre la historia del anarquismo.

Traducido del ruso por Malcolm Archibald.

Notas

[1] S. N. Kanev, Oktyabr’skaya revolyutsiya i krakh anarkhizma [La revolución de octubre y la caída del anarquismo] (Moscú, 1974), p. 29.

[2] V. V. Kriven’kiy, Anarkhisty. // Politicheskiye partii Rossii. Konets XIX – pervaya tret’ XX veka. [Anarquistas. // Partidos políticos de Rusia. Finales del siglo XIX – primer tercio del siglo XX]. (Moscú: ROSSPEN, 1996), p. 31.

[3] Rezolyutsii Londonskikh s’yezdov anarkhistov-kommunistov 1904 i 1906 gg. [Resoluciones de los congresos londinenses de anarquistas-comunistas 1904 y 1906] // Anarkhisty. Dokumenty i materialy. Tom 1. 1883-1916 gg. [Anarquistas. Documentos y materiales. Tom 1. 1883-1916.] (Moscú: ROSSPEN, 1998), pp. 68, 167-170.

[4] V. V. Kriven’kiy, Anarkhisty-sindikalisty. [Anarcosindicalistas] // Politicheskiye partii Rossii. Konets XIX – pervaya tret’ XX veka. [Partidos políticos de Rusia. Finales del siglo XIX – primer tercio del siglo XX]. (Moscú: ROSSPEN, 1996), pp. 38-39; Al’manakh. Sbornik po istorii anarkhicheskogo dvizheniya v Rossii. T. 1. [Almanaque. Colección de artículos sobre la historia del movimiento anarquista en Rusia. Vol. 1]. (París, 1909), pp. 55-57, 60-61; B. I. Gorev, Apolitichnyye i antiparlamentskiye gruppy (anarkhisty, maksimalisty, makhayevtsy) [Grupos apolíticos y antiparlamentarios (anarquistas, maximalistas, majistas)]. // Obshchestvennoye dvizheniye v Rossii v nachale KHKH veka. T. 3. Kn. 5. [Movimientos sociales en Rusia a principios del siglo XX. Vol. 3. Bk. 5.] [Movimientos sociales en Rusia a principios del siglo XX. (San Petersburgo, 1914), p. 23.

[5] D. Novomirskiy, Anarkhicheskoye dvizheniye v Odesse. [El movimiento anarquista en Odesa // Mikhailu Bakuninu. 1876-1926: Ocherki istorii anarkhicheskogo dvizheniya v Rossii. [A Mijail Bakunin. 1876-1916: Esbozos de la historia del movimiento anarquista en Rusia] (Moscú: Golos truda [La voz del trabajo], 1926), pp. 246-278; V. Savchenko, Anarkhisty-terroristy v Odesse (1905-1913) [Anarquistas-terroristas en Odessa (1905-1913)] (Odessa: Optimum, 2006), pp. 120-123, 186-188, 190-193; A. Sukhov, Odesskiy port v 1906 godu. Vospominaniya agitatora [El puerto de Odesa en 1906. Memorias de un agitador] // Kandal’nyy zvon. [Izdaniye Odesskogo otdeleniya Vsesoyuznogo obshchestva byvshikh politkatorzhan i ssyl’noposelentsev. [Publicación de la rama de Odessa de la sociedad de ex presos políticos y exiliados de toda Rusia]. (1926, № 5), pp. 15-29.

[6] Anarkhisty. Dokumenty i materialy. Tom 2. 1917-1935. [Anarquistas. Documentos y materiales. Tom 2. 1917-1935.] (Moscú: ROSSPEN, 1998), pp. 642-643.

[7] Al’manakh. Sbornik po istorii anarkhicheskogo dvizheniya v Rossii. T. 1., p. 19.

[8] Anarkhizm. Iz dokladnoy zapiski Departamenta Politsii v 1909 g. [Anarquismo. De los informes del Departamento de Policía en 1909] // Chernaya Zvezda [Estrella Negra], (Moscú, 1995).

[8b] Anarkhizm. Iz dokladnoy zapiski Departamenta Politsii v 1909 g. [Anarquismo. De los informes del Departamento de Policía en 1909] // Chernaya Zvezda [Estrella Negra], (Moscú, 1995).

[9] Anarkhisty. Dokumenty i materialy. Tom 2. 1917-1935., pp. 316-317, 641; V. Savchenko, Anarkhisty-terroristy v Odesse (1905-1913). (Odessa: Optimum, 2006), pp. 120-121, 130-131.

[10] Anarkhisty. Dokumenty i materialy. Tom 2. 1917-1935., pp. 128-130.

[11] Véanse las biografías de V. Ya. Krevin, Ya. Ya. Krumin, y otros anarquistas rusos en: Politicheskaya katorga i ssylka. Biograficheskiy spravochnik chlenov Obshchestva politkatorzhan i ssyl’noposelentsev. [Political katorga and exile. Directorio biográfico de los miembros de la Sociedad de presos políticos y exiliados] (Moscú, 1929).

[12] Al’manakh. Sbornik po istorii anarkhicheskogo dvizheniya v Rossii. T. 1., p.63; P. Arshinov, Dva pobega. Iz vospominaniy anarkhista. 1906-1909 gg. [Dos fugas. De las memorias de un anarquista. 1906-1909.] (París: Publicación de Dielo truda [Causa del trabajo], 1925), pp. 18-21.

[13] – 14. V. V. Kriven’kiy, Anarkhisty-sindikalisty. // Politicheskiye partii Rossii. Konets XIX – pervaya tret’ XX veka., pp. 38-39; P. Avrich, Russkiye anarkhisty. 1905-1917. [Los anarquistas rusos. 1905-1917. (Moscú: ZAO Tsetnrpoligraf, 2006), pp. 154, 175; O. M. Movchan, O. P. Reínt, Mízhpartíyna polítichna borot’ba u profspílkovomu rusí Ukraí̈ni (1917-1922) [La lucha política interpartidista en el movimiento sindical ucraniano (1917-1922)]. // Ukraí̈ns’kiy ístorichniy zhurnal [Revista histórica ucraniana] (Kiev, 1995), № 5, p. 11; G. P. Maksimov, Sindikalisty v russkiy revolyutsii. [Los sindicalistas en la revolución rusa.], n. d., n. p.; V. Savchenko, Anarkhisty-terroristy v Odesse (1905-1913), pp. 200-201; A. A. Shtyrbul, Anarkhistskoye dvizheniye v Sibiri v pervoy chetverti 20 v: Antigosudarstvennyy bunt i negosudarstvennaya samoorganizatsiya trudyashchikhsya: Teoriya i praktika. [El movimiento anarquista en Siberia en el primer cuarto del siglo XX: La rebelión antiestatista y la autoorganización no estatista de los trabajadores: Teoría y práctica]. (Omsk: Izd-vo OPU, 1996), Parte 1, pp. 146-147; Politicheskiye deyateli Rossii. 1917. Biograficheskiy slovar’. (Moscú: BRE, 1993), p. 404; Anarkhisty. Dokumenty i materialy. Tom 2. 1917-1935., pp. 39-41, 264-265.

[14] [Falta la nota a pie de página]

[15] 1. V. Savchenko, Anarkhisty-terroristy v Odesse (1905-1913), pp. 214-215. 2. V. Degot’, Pod znamenem bol’shevizma. Zapiski podpol’shchika. [Notas de un activista clandestino, Izdatel’stvo Vsesoyuznogo obshchestva politkatorzhan i ssyl’noposelentsev. (Moscú, 1933), pp. 232, 255; A. I. Kozlov, Vo imya revolyutsii. (Rostov, 1985), pp. 104-107; G. P. Maksimov, Sindikalisty v russkiy revolyutsii, n. d., n. p.; A. A. Shtyrbul, Anarkhistskoye dvizheniye v Sibiri v pervoy chetverti 20 v., Parte 1, pp. 183-186.

[16] Véase, por ejemplo, Grazhdanskaya voyna i voyennaya interventsiya v SSSR [Guerra civil e intervención militar en la URSS] (Moscú, 1983), p. 34; Goneniya na anarkhizm v Sovetskoy Rossii. (Berlín, 1922), p. 50.

[17] A. Razumov, Pamyati yunosti Lidii Chukovskoy [Recuerdos de la juventud de Lidiya Chukovskaya] // Zvezda (San Petersburgo, 1999, № 9), pp. 117-136; Anarquistas desconocidos: Nicholas Lazarevitch // Kate Sharpley Library Bulletin (Londres, 1997, № 11); Sobstvennoruchnyye pokazaniya Belasha Viktora Fedorovicha. [La confesión de Viktor Fedorovich Belash.], del libro: L. D. Yarutskiy, Makhno i makhnovtsy. [Makhno y los makhnovistas] (Mariupol, 1995). V. A. Savchenko, Anarkhistskoye podpol’ye v Odesse v 20-30-ye gg. XX veka. [La clandestinidad anarquista en Odesa en los años 20-1930] // Yugo-Zapad. Odessika (Odessa, 2009). № 7, pp. 108-135; A. V. Dubovik, K istorii anarkhicheskogo dvizheniya v Ukraine (1922-1938). [Hacia una historia del movimiento anarquista en Ucrania (1922-1938)] // Yugo-Zapad. Odessika (Odessa, 2011), № 7, pp. 182-198; D. I. Rublev, Istoriya odnoy listovki i sud’ba anarkhista Varshavskogo (iz istorii anarkhistskogo soprotivleniya totalitarizmu). [La historia de un folleto y el destino del anarquista Warshavskiy (de la historia de la resistencia anarquista al totalitarismo) // 30 oktyabrya, № 66, 2006; materiales del grupo «Soprotivleniye rossiyskikh sotsialistov i anarkhistov posle oktyabrya 1917 g.» [«Resistencia de los socialistas y anarquistas rusos después de octubre de 1917»] en el NIPTS «Memorial» Centro de Información y Educación Científica «Memorial».

[18] Sobstvennoruchnyye pokazaniya Belasha Viktora Fedorovicha, del libro: L. D. Yarutskiy, Makhno i makhnovtsy. [Makhno y los makhnovistas] (Mariupol, 1995).
1El «Registro», elegido y gestionado por los propios marineros, derivaba su nombre del hecho de que gestionaba una bolsa de trabajo para cubrir las vacantes en todos los barcos de Odessa. (Nota del traductor))

[Traducido por Jorge JOYA]

Original: https://www.katesharpleylibrary.net/5qfvvq

Un comentario en “Los anarquistas rusos en el movimiento obrero de principios del siglo XX (2011) – Anatoly Dubovik”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s