Organización militar anarquista durante la Guerra Civil en España (2018) – Dmitry Mrachnik y Yigal Levin

Entrenamientos de las milicias


Según un prejuicio muy extendido, el «anarquismo ideológico» excluye una organización militar clásica basada en el mando unipersonal y la obediencia a las órdenes. Esto proviene no sólo de la propaganda antianarquista de los bolcheviques, que representaban a los anarquistas como una chusma incontrolable. Incluso los propios anarquistas, compitiendo en un nivel de pureza ideológica, a veces afirman que el verdadero anarquismo es tan antiautoritario que excluye el mando unipersonal de las tareas militares. Esto suele escucharse de los anarquistas insurgentes, que reducen todas las acciones de fuerza a la coordinación del conjunto de grupos de afinidad.

Pero si esto puede ser eficaz para la acción directa, para proteger la revolución, y más aún para contrarrestar la invasión extranjera, este método no es adecuado. ¿Cómo se puede luchar contra la formación de miles de soldados con los grupos autónomos de 10-20 personas que en cualquier momento pueden dividirse? Una guerra con cualquiera requiere suministros, una disciplina estricta y garantías de que las unidades no abandonarán las armas.

Pero incluso aquellos que glorifican el papel de la Federación Anarquista Ibérica (FAI) y la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) en la revolución española, no pueden ignorar o negar el hecho de que tienen principios típicos del ejército. Disuelve estos prejuicios con el ejemplo de la Milicia Confederal, las fuerzas armadas de los revolucionarios españoles durante la guerra civil de 1936-1939.

Esta formación estaba compuesta por hasta 100 000 combatientes que servían de forma voluntaria. La unidad básica de la milicia era un grupo de 30 personas. Varios grupos formaban el centurión, algunos centuriones – el batallón. Varios batallones formaban la columna, que era la mayor formación de revolucionarios españoles en la organización militar y contaba con 2 000 a 10 000 personas. A juzgar por los estándares de los ejércitos regulares de la época, la columna de la Milicia Confederal era algo así como una división de tropas desnudas. Cada columna tenía su cuartel general – el Comité de Guerra, así como el consejo logístico técnico y de intendencia. Todas las columnas estaban unidas y coordinadas en el Comité Central de la Milicia Antifascista de la República.

Había 50 000 personas en la Milicia de columnas anarquistas de la CNT, es decir, exactamente la mitad. Otros 30 000 eran combatientes de la Unión General de Trabajadores (UGT), 10 000 del Partido Comunista de España y 5 000 del Partido Obrero de Unidad Marxista (POUM). También se les unieron 12.000 policías de la Guardia de Asalto que se oponían a los rebeldes franquistas.

Los anarquistas estaban muy mal armados y sólo disponían de lo que podían conseguir en el mercado negro, en los almacenes de la república o arrebatado a los franquistas. Por cierto, esta fue una de las razones por las que los anarquistas españoles dialogaron con la república y enviaron a sus delegados al gobierno. Fue un intento de trecibir las armas de la República. Por supuesto, los anarquistas no consiguieron nada. Es más, los mataron con un arma nueva, recibida de la URSS. Para realizar esta tarea, incluso se retiró del frente la brigada de tanques del general estalinista Enrique Lister.

Es interesante que no sólo varios miles de soldados republicanos que servían en el ejército se unieron a la milicia anarquista, sino también unos 200 oficiales que simpatizaban con la revolución española y los anarquistas. Ayudaron a estructurar los destacamentos y columnas en el verano de 1936, establecieron la distribución de armas de los almacenes y organizaron los campos de entrenamiento militar. Cada columna tenía, además de cuarteles y servicios, grupos autónomos y unidades partisanas.

Los grupos autónomos eran compañías de internacionalistas. Por ejemplo, en la columna de Durruti, que era una de las más famosas, había una compañía Sebastien Faure, formada por franceses e italianos, la compañía americana Sacco y Vanzetti y una compañía alemana Erich Mühsam. Los partisanos eran grupos de los combatientes más experimentados y valientes, algo así como las «fuerzas especiales» anarquistas. Estaban especializados en el reconocimiento del terreno, el sabotaje, las incursiones en las líneas enemigas, etc.

Buenaventura Durruti y compañía

La milicia de voluntarios resultó ser una de las formaciones más preparadas para el combate de la república. Por ejemplo, durante muchos años, a pesar de la terrible escasez de todo, sostuvo el frente aragonés, se mostró vivamente en la operación de Guadalajara, donde jugó un papel importante en la victoria de los republicanos, y también acudió en ayuda de Madrid en las horas más difíciles de esta ciudad. Un militar profesional, el coronel de la Beresa, en su obra sobre la epopeya española, describió las formaciones de combate de los anarquistas de la siguiente manera: «Desde el punto de vista militar, es un caos, pero es un caos que funciona».

Por supuesto, la disciplina militar en la milicia confederal, natural en cualquier organización militar, se basaba en las órdenes de los mandos, que sólo podían discutirse en tiempos de no combate (el famoso anarquista español de Buenaventura Durutti era uno de los mandos militares más respetados). Es decir, en este sentido, las fuerzas armadas de los anarquistas se diferenciaban poco de cualquier otra, si no tenemos en cuenta la igualdad de relaciones entre la tropa y los mandos, la ausencia de rangos, triunfos y simulacros, aunque esto no es único.

Las formaciones de combate de diferentes orientaciones ideológicas en todos los países podían contener una parte de democracia en las relaciones entre la tropa y los comandantes, que no afectaba en absoluto al estatus de estas estructuras. Esto se podía encontrar no sólo en las filas de los ejércitos anarquistas españoles de los años 30 del siglo pasado, que eran famosos por tales relaciones, sino que también se podían observar en el Ejército Insurreccional de Ucrania, dirigido por Néstor Makhno, e incluso en el primitivo Ejército Rojo Obrero y Campesino.

De hecho, la guerra, como escribió el famoso pensador anarquista Max Nettlau, es la acción más antianarquista de todas las que se puedan imaginar. Sin embargo, tenemos que recurrir a ella si queremos sobrevivir e implementar nuestro proyecto político. E incluso el ejército anarquista tiene mandos y disciplina, por muy paradójico que suene para quienes ven el anarquismo como una libertad exclusivamente individual al borde de la irresponsabilidad. Las Fuerzas Armadas de la FAI-CNT en este sentido deberían ser el ejemplo más aleccionador.

[Traducido por Jorge JOYA]

Original: https://www.nihilist.li/2018/02/07/o-voennoj-organizatsii-anarhistov-perioda-grazhdanskoj-vojny-v-ispanii/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s